Prometo ser egoísta y no sentirme culpable por ello

Habitualmente utilizamos la palabra egoísta asociada a un mal comportamiento, a una forma negativa de actuar. Generalmente cuanto alguien tiene la valentía de pensar en él o en ella, de vivir su propia vida, de tomar sus propias decisiones…a esos no les denominamos “valientes” no, sino “egoístas”.

Pensar en uno mismo, intentar mejorar, anteponer nuestros deseos al de los otros, ¿es realmente tan malo?

Muchas personas viven sus vidas condicionados por los demás, por lo que les enseñaron que es correcto, por lo que se espera de ellos, por lo que deben hacer…

Si no hago lo que quieren los demás, aunque me aleje de mis deseos, me siento culpable, nos  lo han metido a fuego. “ Por mi culpa, por mi culpa, por mi santa culpa”

Pero, cambiemos la perspectiva. ¿ Los realmente egoístas no serán aquellos que como no se atreven a vivir su propia vida no aceptan que viváis la vuestra’, o como poco, ¿ que no la viváis sin sentiros culpables?

Aunque yo me inclino más por un acto de cobardía que de egoísmo, ya que ,insisto, para mí no tiene connotaciones negativas.

Si ser egoísta es aprender a decidir qué es lo que queremos hacer con nuestra vida, es tener deseo de ser feliz, es hacer lo que queremos y lo que realmente nos motiva sin tener que fingir, si ser egoísta es ser libre, es llevar las riendas de nuestra vida, elegir nuestro propio camino, es ser honesto con uno mismo( sí he dicho con uno mismo)…Prometo ser egoísta, vivir mi propia vida y no sentirme culpable por hacerlo. ¿ Te unes a mi promesa?

Desafía esa creencia limitante, es una trampa para no dejarte ser quién realmente quieres ser. Míralo desde otra perspectiva y verás que es mucho más sencillo ser tu mismo y actuar en consecuencia. Estarás tan bien, tan lleno, tan pleno, que desde ahí podrás cuidar  y hacer feliz a los demás.

Es un regalo que harás a las personas que te rodean, porque sólo cuando uno esta bien consigo mismo hace todo fluya a su alrededor. Sólo desde ahí podemos pensar sincera y honestamente en los demás y brindarles nuestra ayuda, nuestro apoyo, nuestro amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *