Entrenar el carácter

Podium-1-1024x682

Acabo de volver del Campeonato de Europa de Judo celebrado en Kazan, Rusia. Una vez más he podido vivir en primera persona esos momentos que para mí hacen grande el deporte, el deporte de Alto nivel. He podido ver los rostros de los deportistas emocionados, llenos de satisfacción tras la victoria, pero, como no, también la otra cara de la competición, la de cuando las cosas no salen bien. La cara y la cruz del deporte.

Pero sobre todo una vez más he podido comprobar la importancia de entrenar el carácter. Los deportistas que suben al podio en un evento de estos no solo son grandes técnica y tácticamente, no sólo han entrenado un millón de horas…además tienen carácter, están hechos de una pasta especial. Algunos de ellos les habrá ayudado la genética y otros muchos lo habrán entrenado. Habrán trabajado con ayuda de sus entrenadores, de sus Coach en la formación del carácter.

Cuando perseguimos un objetivo, cuando hablamos de ser campeón de Europa, de estar entre los mejores no podemos ser tan infantiles de pensar que las cosas van a ser fáciles, que con entrenar mucho ya vale, que con eso ya merezco buenos resultados.

Estar acostumbrados a la incomodidad, preparado para las dificultades y tener las herramientas para superarlas personalmente nos facilitará avanzar hacia la consecución de nuestros objetivos.

Toni Nadal cuenta en su libro “ Todo se puede entrenar” que muchos de sus colegas piensan que la labor de un entrenador es facilitar la vida a sus deportistas, pero que él no está de acuerdo. ¿Facilitar la vida a los deportistas? La vida no es fácil, el deporte de Alto nivel tampoco.

En mi opinión la labor de los entrenadores tiene que ser entrenar a los deportistas para las dificultades, prepararles para cuando las cosas se ponen difíciles, cuando nos enfrentamos a los rivales más duros, al peor de los arbitrajes, cuando competimos con dolores…ahí en esos momentos es cuando hay que tener determinación, confianza y dureza tanto física como mental para afrontar la situación.

Como dice Ronaldo Veitía, uno de los grandes, entrenador del equipo cubano durante muchos años,” hay que estar preparado para superar al mejor de los rivales y al peor de los arbitrajes”. Que para mí es lo mismo que decir hay que estar preparado para las dificultades. Porque conseguir grandes objetivos raramente es fácil, pero no imposible.

Yolanda Soler